DOS MÁS DOS IGUAL A UNA IDENTIDAD. (Clausura de dos museos, dos países, una identidad).

Niño observando la escultura “Alegoría a la Constitución de 1950″.

El domingo 24 de junio seres interdepartamentales inundaron a MARTE.

No se confunda el lector creyendo que esto se trata del fenómeno OVNI; es algo más gratificante, que llena de esperanza al país y que ha tocado el corazón de muchos de los que estuvieron a cargo: el programa “Dos museos, dos países, una identidad” llegó a su fin el 24 de junio, y fue el MARTE (Museo de Arte Moderno de El Salvador) el encargado de albergar en su seno a los adolescentes participantes, provenientes de Sensuntepeque, Ciudad Victoria (municipios de Cabañas), de Intipucá y Chiliragua, ambos municipios de La Unión. Pero esta vez la tónica cambió: los padres también fueron participes de esta visita, al corazón que había latido nueve meses llevando conocimientos, aportando nuevas experiencias, descubriendo cualidades silentes en 60 niños y jóvenes estaba por dejar de latir.

Al museo llegaron figuras públicas relacionadas con la cultura salvadoreña, con la embajada estadounidense en nuestro país, con el Museo de Arte Americano de Washington D.C (AMA), los beneficiados del programa en Estados Unidos y sus mentores.

El acto de clausura del programa empezó con los protocolarios discursos que llevaban palabras hermosas, que tocaron el espíritu de algunos y que hicieron sentir a los chicos lo especial que son, enalteciendo sus aptitudes y animándolos a seguir expresándose por medio de las artes.

El muy reconocido Dr. Roberto Galicia, se refirió a los guías del programa en El Salvador como “artistas”, acto que particularmente me conmovió, porque en este país en donde tal grande adjetivo no aun asimilado por un buen sector de la población, la sola mención de la palabra como adjetivo eleva, coloca y otorga el verdadero significado del trabajo de calidad que muchas personas hacen en nuestro país.

Entrega de camisetas. Guillermo Araujo y Paola Lorenzana.

Rafael Alas, Adriano Ospino, Guillermo Araujo y Sandro Stivella.

Guillermo Araujo y Sandro Stivella, conocidos y queridos por los jóvenes simplemente como Memo y Sandro fueron llamados al frente, mientras que una explosiva lluvia de aplausos provenientes de sus alumnos los envolvía y les agradecía la paciencia, amistad, el tiempo y las enseñanzas durante nueve meses de encuentros semanales. Paola Lorenzana, asesora del módulo de vídeos y Ariana Ospino, coordinadora del programa en Washignton D.C, y que con su visita a los cuatro municipios, supo ganarse el corazón de los adolescentes corrieron con la misma suerte de aplausos y algarabía. La conclusión es simple: estos niños vieron más allá de caras, formas y figuras, entraron en el corazón de sus profesores y descubrieron la simpleza de los que saben hacer bien las cosas y que disfrutan haciéndolas, sin egoísmos ni resentimientos. ¡Bravo por ustedes!

Participantes del programa de Washington, D.C.

o

Después de discursos, risas y reflexiones, vino la inauguración de las exposiciones de los trabajos que estos jóvenes hicieron a través de todos los fines de semana que duró el programa. Fotos de cada uno, tomadas por ellos mismos sosteniendo cartones reciclados (en honor al día del medio ambiente) nos dieron la bienvenida. Buenas fotografías, triste realidad, cada cartón sirvió de lienzo para que cada uno escribiera el número de parientes en el exterior, los que menos inmigrantes cuentan en sus familias andan rondando los 19 miembros, algunos llegaron a contabilizar 92, entre saludos y palabras de esperanza para su parentela, estos chicos nos abofetearon para que viéramos nuestra realidad, sus rostros representan los miles de jóvenes que quedan sin padres, tíos, abuelos o hermanos que parten en busca de un futuro económico mejor para los que se quedan, al verme ahí parada ante tantas historias contadas con hermosos retratos, las lágrimas rodaron por mi rostro.

o

o

Dibujos, collages y pinturas llenaron el ambiente de una magia especial. Algunos de los trabajos me hicieron recordar mi niñez, al ver extractos de portadas de discos de vinilo de los cantantes que yo escuché, inmersas en un todo hecho de recortes, crayolas, revistas y fotos. Historias contadas en video, actuaciones, direcciones y ediciones, llenaron la pantalla de un televisor instalado en una pulcra y blanda pared, sacando a la luz muchos buenos trabajos que estos jóvenes pueden hacer con un par de consejos, mucha creatividad de parte de ellos y con las herramientas  adecuadas.  Mi orgullo de madre salió a relucir cuando vi el dibujo de mi hija en el que ella, mi hija mayor y yo quedamos inmortalizadas, tomadas de la mano, fue ahí cuando vi como el rostro triste de muchas abuelas, madres y hermanos eran iluminados al ver el trabajo de sus chicos, a la vez que quedaban admirados del espacio, luz y color del museo. Para algunos ésta era la primera vez que miraban un lugar así, para otros será la única.

Padres y madres fueron llevados a una visita guiada al museo, un punto importante y a favor del MARTE.

La jornada finalizó con un almuerzo, dinámicas, risas, despedidas, rifas de cámaras digitales, entrega de muestras de cariño de parte de algunos alumnos hacia Memo y Sandro. Rafael Alas, director del MARTE, se dirigió a los chicos, impulsándolos a seguir en el camino de libertad que brindan las artes. Un diploma de participación cerró finalmente el ciclo.

La labor que MARTE y AMA han realizado con estos jóvenes es grandísima. Acercaron el arte hasta lugares en donde eso no tiene mucha cabida. Memo y Sandro: como madre y seguidora de su trabajo en estos meses, solo puedo expresarles mis infinitos agradecimientos  a nombre de todos los niños y familias beneficiadas.

Definitivamente dos más dos es igual a uno.

Texto y fotografías:

Érika Valencia-Perdomo

Artículos relacionados: DOS AMIGAS, DOS MUSEOS, DOS PAÍSES, UNA IDENTIDAD. Fotorreportaje.
DOS MUSEOS, DOS PAÍSES, UNA IDENTIDAD. Educación para jóvenes en Sensuntepeque. Fotorreportaje.
CONVIVIO DE JÓVENES MARTE-AMA EN SENSUNTEPEQUE. Fotorreportaje.
About these ads

Acerca de Óscar Perdomo León

Doctor en Medicina. Amante de la música, la literatura, el cine y la fotografia. En otras palabras, médico, poeta y loco. Physician. Art lover. Soy un “escribidor” que ama leer y escribir. Mi blog personal: LA CASA DE ÓSCAR PERDOMO LEÓN http://oscarperdomoleon.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Cabañas, Educación, Fotografía, Fotorreportaje, Opinión, Sensuntepeque. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s