CUENTOS PARA LA VIDA. Niñas sensuntepecanas comparten sus cuentos

Éste día traemos a “Más allá de los 400 cerros” dos cuentos escritos por las hermanas Quinteros Mejía, quienes gozan de la escritura de cuentos y la práctica el basquetbol.
Con su prosa sencilla, sus cuentos nos hacen reflexionar sobre nuestro comportamiento y nos invitan a volver a ser niños nuevamente. Esperamos que Natalia y Jimena sean modelo a seguir para niños y adultos, mantener la mente y el espíritu en cosas positivas vuelven a la sociedad más humana y menos violenta.
Agradecemos a Lourdes Natalia de 12 años de edad, cursando el sexto grado y Karla Jimena de 9 años, alumna de 3er grado por su colaboración para este blog.

Jimena y Natalia

 EL BOSQUE ENCANTADO

Erase una vez tres hadas llamadas Maricela, Marcela y Mariela, ellas tenían un sueño: poder ser humanas al menos por un día.

El tiempo pasó y un buen día escucharon al señor Conejo decir:

-Animales del bosque prepárense, he escuchado que talarán todos los árboles para construir muchas casas.

-¿Qué haremos?, dijo la señora Jirafa.

-¡Tengo una idea!, dijo  Maricela, preparemos con cocos, piñas, sandías, naranjas y toda la fruta pesada que exista en este bosque, con ellas haremos unas catapultas y se las lanzaremos a las frutas a las máquinas cuando quieran entrar al bosque. El hada Mariela fue a cortar toda la fruta que pudo para colaborar.

Mamá Osa estaba en medio de la multitud que escuchaba atentamente las palabras del señor Conejo y  les dijo a todos que ella estaba dispuesta a pararse frente a las máquinas para que no avanzaran, otros animales muy grandes también apoyaron la idea, el hada Marcela quedó encantada con la propuesta. Los animales del bosque se prepararon para detener a los humanos.

El día llegó, los humanos no tenían ni la más mínima idea de lo que sucedería.

Llegaron las máquinas y ¡pummm! La primera fruta fue lanzada por las catapultas; mientras tanto los elefantes, osos, leones, tigres, jirafas y hasta gorilas les entorpecían el paso con cartelles que decían: “NO A LA DEFORESTACIÓN”, “NO CORTEN LOS ÁRBOLES”, “RESPETEN NUESTRO HOGAR”.

Los animales triunfaron, los humanos se llevaron las máquinas y nunca más regresaron porque los animales del bosque estaban unidos para defender su casa.

Al atardecer, Esmeralda la reina del bosque, les dijo:

-Por su esfuerzo y porque no se dieron por vendidos, les cumpliré un deseo, el que ustedes quieran y durará un día.

Las hadas llenas de alegría se sentían felices, su deseo de ser humanas y jugar con todos los niños podría ser una realidad.

***

EL SECRETO DEL BOSQUE

Había una vez un gatito, un conejito y un cerdito, todos los días jugaban en el bosque, pero un día al regresar de la escuela vieron muy raro el camino, pues habían más árboles y montañas que el día anterior, era tanta la vegetación que ya no podían andar; el cerdito creyó que se habían equivocado de camino, pero el gatito les dijo que él había colocado una “X” en una ceiba para que cuando la viera supiera que iba por el buen camino.

-¡Yo miré una “X”!,  hace unos 200 metros atrás. dijo  el conejito.

-¿Cómo, ya lo pasamos?, quizá nos hemos perdido, dijo el gatito.

-¡Vamos a investigar!, agregó el conejito.

-¡Sí!, así sabremos si no nos hemos perdido, dijeron todos.

Cuando iban caminando de regreso para encontrar el árbol marcado con la “X”, se encontraron al elefantito que les preguntó hacia donde iban y ellos le contaron toda la historia. El elefante observó a su alrededor y confirmó que el bosque estaba lleno de árboles, más que el día anterior, él también quería saber sí se había perdido, pues el camino era ya muy difícil de reconocer y empezaba a tener mucho miedo.

Cuando iban de regreso a buscar el árbol marcado se encontraron a la mamá elefanta quien al verlos tan asustados les preguntó:

-¿Niños, que están haciendo por acá?

-Mamá es que andamos investigando porque hoy hay más árboles que ayer en el bosque, todo es muy raro y creemos que nos hemos perdido. Dijo el elfantito.

-Por eso vamos a buscar la “X” que gatito ha marcado en una ceiba y que le sirve para saber que va por el camino correcto. Agregó el cerdito.

La mamá elefanta muy cariñosamente abrazó a todos, los tranquilizó y les pidió que se sentaran para contarles sobre el gran secreto del bosque. Todas las plantas necesitan agua para poder vivir, es por eso que cuando empieza a llover el agua que cae alimenta a la tierra y nacen nuevas plantas muy rápido, dándonos la sombra y los alimentos que necesitamos.

***

Anuncios

Acerca de Óscar Perdomo León

De médico, poeta y loco, todos tenemos un poco. Doctor en Medicina. Amante de la música, la literatura, el cine y la fotografía. Physician. Art lover. Soy un “escribidor” que ama leer y escribir. Mi blog personal: 1-LA CASA DE ÓSCAR PERDOMO LEÓN oscarperdomoleon.com /////Mis otros blogs son: 2-LA ESQUINA DE ÉRIKA Y ÓSCAR erikayoscarlaesquina.com //3-LA LUZ Y LA SOMBRA laluzylasombradeoscarperdomoleon.blogspot.com //4-MÁS ALLÁ DE LOS 400 CERROS masalladelos400cerros.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Literatura, Sensuntepeque y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s